Legado histórico, geográfico y cultural esencial del Haute-Garonne, el Canal del Midi está clasificado en el Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO desde diciembre de 1996

Un monumento vivo

Inaugurado en 1681, conecta Sète con Toulouse y debe su existencia al emprendedor Pierre-Paul Riquet (1604-1680), a Colbert (1619-1683) y a Luis XIV (1638-1715). El genio de Riquet reside en la invención del sistema de alimentación de la obra, cuya pieza maestra es el lago de Saint-Ferréol, situado a 60 kilómetros al sudeste de Toulouse. Tras 14 años de trabajos faraónicos que ocuparon a 12.000 obreros y campesinos, se convirtió en un eje de desarrollo mayor para el Haute-Garonne. Gracias a él, se transportaron mercancías, especialmente los trigos del Lauragais hasta 1970. Hoy en día, en los antiguos caminos de sirga, que se pueden recorrer a pie o en bicicleta, se han acondicionado 121 kilómetros de vía verde que abrazan su recorrido.

Una vía verde en el Lauragais

Alimentado por las aguas del lago de Saint-Ferréol, un lugar de baño y de multi actividades del tiempo libre, esta vía está bordeada de grandes plátanos centenarios y de una pista ciclable. En el Haute-Garonne, se adentra durante 40 kilómetros, de Toulouse a Avignonet-Lauragais, en una campiña coloreada, jalonada de bastidas (pueblos medievales), molinos de viento y de campanarios-muros típicos del Lauragais. Este territorio situado al este del departamento, barrido por los muy famosos vientos de Autan y de Cers, fue también el teatro de pasos célebres: los romanos trazaron aquí una vía hacia Aquitania, los visigodos, los francos, los árabes y los ingleses del Príncipe Negro se apoderaron de estas verdes colinas y Riquet excavó su canal.

Hoy en día el Canal del Midi se ofrece a las personas de vacaciones que buscan su belleza natural y su calma. En bicicleta, a pie o en una gabarra; en familia o entre amigos, uno puede dejarse llevar al ritmo del agua, de esclusa en esclusa -se cuentan 64 de Toulouse a Sète, de las cuales 14 en el Haute-Garonne-.

Más información: canaldes2mersavelo.com

 

El  Pays de Cocagne

Triángulo geográfico situado entre Albi-Carcassonne-Toulouse, el Pays de Cocagne debe su nombre a la cocagne, que no era otra que la bola de las hojas de pastel  -Isatis Tinctoria- aplastadas y compactadas a mano. La cocagne era seguidamente vendida a los fabricantes de tinturas, lo que aseguró la riqueza de la región a partir del siglo XIII y hasta el siglo XVI. La tierra del Lauragais era propicia a una calidad excepcional del pigmento. Si ahora se cultiva el trigo, el maíz y el girasol, ya no es el caso del pastel o “hierba del Lauragais”, que fue sustituida por el índigo venido de las Indias a partir del siglo XVII.

LUGARES EMBLEMÁTICOS

Revel, ciudad del mueble artístico

Fundada en 1342 por Felipe VI de Valois, esta villa, etapa de los Caminos de Santiago, conoció un apogeo sin precedentes a partir del siglo XIX con el advenimiento de la artesanía del mueble artístico. Escultores, expertos en bronces y ebanistas se instalan y desarrollan la reputación de la ciudad.
Hoy en día los artistas perpetúan este saber hacer y han reagrupado sus creaciones en el espacio Les Artisans Réunis (Los Artesanos Reunidos), verdadera vitrina, lugar de exposición y de venta. Y, en el corazón de la ciudad, el Museo de la Madera y la Marquetería (Musée du Bois et de la Marqueterie) obra en el mismo sentido, presentando la explotación de la madera y su puesta en valor a lo largo de los tiempos.
Por otra parte, Revel se puede enorgullecer de una concepción arquitectónica casi única de pueblo medieval (bastida) en Francia, por su forma octogonal y su construcción geométrica. Su inmenso mercado cubierto, escenario de mercados famosos, que data del siglo XVI y coronado de una magnífica torre del reloj, anteriormente torre de vigilancia y prisión.

 

Saint-Félix-Lauragais en el Pays de Cocagne

Construido sobre un promontorio, la plaza fuerte de Saint-Felix-Lauragais conoció una historia agitada a lo largo de toda la Edad Media. Domina las planicies del Pays de Cocagne y se encuentra en el cruce de los vientos de Autan y de Cers. Una mesa de orientación situada en la Torre de Montfort, en la cima de las antiguas murallas, permite tomar conciencia de esta situación. El primer pueblo se encontraba, probablemente, en el lugar de la “Butte des Trois Moulins” (la colina de los Tres Molinos), al nordeste del pueblo actual, donde se encuentran dos molinos en perfecto estado de conservación. También se pueden ver casas de piedra con entramados en la plaza central, coronada de un mercado cubierto de madera secular y de la colegiata del siglo XIV, que alberga los órganos de Rabiny datados en 1782 y clasificados como Monumentos Históricos.

INSÓLITO
 

El Museo y Jardines del Canal del Midi en el lago de Saint-Ferréol

En un edificio construido en 1745, sobre 800m2 y gracias a un recorrido a lo largo de seis salas museográficas, el Canal del Midi revela su concepción, su lugar de alimentación original y la historia de su inventor, Pierre-Paul Riquet.

Museo y Jardines del Canal du Midi - Boulevard Pierre-Paul Riquet - Saint-Ferréol - 31250 Revel - Tel.: +33-561 805 757

museecanaldumidi31.blogspot.fr

El castillo de Bonrepos-Riquet

Residencia histórica de Pierre-Paul Riquet donde, en el pequeño valle de Garenne cercano, el inventor dispuso su modelo hidráulico sobre cerca de dos hectáreas. Estudió allí, a escala natural y durante una decena de años, la alimentación de agua de su futuro canal. El castillo está clasificado con el título de Monumentos Históricos, etiquetado Maison des Illustres (Casa de los Ilustres).

Castillo de Bonrepos-Riquet - 6, place Paul Riquet - 31590 Bonrepos-Riquet - Tel.: +33-567 161 618 (Sindicato de iniciativa)

bonrepos-riquet.fr

El molino de viento de Montbrun-Lauragais: construcción del siglo XVII, notablemente restaurado, típico de los molinos de viento de otro tiempo en el Lauragais, está inscrito en el Inventario suplementario de los Monumentos Históric. Situado a 20 kilómetros al sudeste de Toulouse.

 

Los campanarios-muros del Lauragais

Con la forma innovadora de sus campanarios-muros ancestrales, la Occitania y el Lauragais reivindican su propio estilo arquitectónico, hacia el encuentro de las ideas venidas de todas partes. Este patrimonio de campanarios permite, además, hacer sonar las campanas a la vuelta completa de 360º, lo que da una sonoridad potente, muy típica en esta parte de Francia. Se pueden ver en Aignes (iglesia Saint-Baudile), Saint-Orens-de-Gameville (iglesia Saint-Antoine), Baziège (iglesia Sainte-Colombe), Montesquieu-Lauragais (iglesia de Maraval), Espanès (iglesia Saint-Martin), Belpech (iglesia Saint-Michel), Saint-Félix-Lauragais (iglesia colegial), Villefranche-de-Lauragais (iglesia Notre-Dame)…


La Rigole de la Plaine (la Acequia de la Plaine)

Esta vía de transporte de agua excavada en el siglo XVII,  lleva el agua del lago de Saint-Ferréol al Canal del Midi. Una vía verde compuesta de dos partes de 20 kilómetros, sigue el trazado de la Rigole de la Plaine: la primera, situada en el Aude, camino de Seul de Naurouze al lago de Lenclas; la segunda, en el Haute-Garonne, parte del lago de Lenclas al lago de Saint-Ferréol.

Cuando por primera vez los dos mares se encontraron, todos los pueblos de Europa se sorprendieron de este prodigio, porque después de que el mundo alumbrara maravillas, no se había visto jamás algo parecido bajo la bóveda celeste.

Daveau, Ode a Riquet, 1838
El Canal del Midi también se llama Canal de los Dos Mares o incluso Canal Real del Languedoc.
Con un presupuesto estimado de entre 17 y 18 millones de libras de la época, el Canal fue la segunda construcción del reino de Francia, tras el Castillo de Versalles.
El lago de Saint Ferréol fue la primera presa construida en Francia y la más grande de Europa a finales del siglo XVII.