«Llamaremos a esto: el Haute-Garonne»
«¿Por qué diablo?»
«Bueno, ¡porque el río fluye!... »
como observaron los Constituyentes en 1790.

Tras su fuente pirenaica, el Garona drena todo el sudoeste y atraviesa el Haute-Garonne de parte a parte. Sobre más de 200 kilómetros, el río camina apaciblemente del Luchonnais al Volvestre hasta el Pays Toulousain.

Del Val de Arán al Pays Toulousain

En primer lugar se ofrece a los deportes de aguas vivas en su recorrido pirenaico, que debuta en el Valle de Arán, en España, a 1.870 metros de altura. Poco a poco el Garona se convierte en un gran río. En su entrada en Francia, por las gargantas del Pont-du Roi, en el Haute-Garonne, desciende a 575 metros y baja rápidamente las pendientes del Luchonnais. Pasa por Saint-Béat y recoge el principal afluente de su curso de montaña, el Pique. Enseguida deja los Pirineos, irriga el antiguo lugar de Saint-Bertrand-de-Comminges y recibe la Neste en Montréjeau. Más lejos, enfila hacia Saint-Gaudens, Saint-Martory y después se encuentra con el río Ariège y su curso prosigue hasta Muret, Toulouse y Blagnac. En este recorrido que lo lleva de las planicies del Volvestre al Pays Toulousain, enjambra las siluetas de encantadoras ciudades con las montañas a modo de decorado natural.

Del impetuoso Garona al río de la planicie toulousana…

Impetuoso al pie de las montañas que sirven de marco a la medieval Saint-Béat, célebre por sus casas con galerías, el Garona excava su lecho en la roca. El que ha dado fama mundial a estos lugares no es otro que este mármol puro, blanco o veteado, que decora con su belleza los muros de Versalles, del Trianon y de Fontainebleau. ¡Pero su reputación viene de muy lejos! Después que Pompeya, en el año 75 a.C. decidió fundar Passus Lupi de donde partieron entonces los bloques de mármol destinados a la construcción de las ciudades antiguas. Ella se convertirá en Saint Béat en el año 797 bajo el reinado de Carlomagno.

Por su parte, la historia de Saint-Gaudens se confunde con la de los peregrinos en ruta hacia Santiago de Compostela. La villa se sitúa, efectivamente, en el cruce de los itinerarios que vienen de Saint-Gilles y de Saint-Girons en dirección a Saint-Bertrand-de-Comminges. La gran vía de penetración romana y cristiana en el Midi-Toulousain, Via Garona, recuerda este pasado prestigioso con sus numerosas paradas de peregrinos de Santiago de Compostela. Por otra parte, Saint-Gaudens alberga suntuosos edificios religiosos que han perdurado a lo largo de los tiempos como el claustro y la colegiata dedicada a Saint-Pierre y a Saint-Gaudens (siglos XI-XII), construida sobre el emplazamiento de un santuario más antiguo. Para los amantes de las sensaciones fuertes, es a partir de Saint-Gaudens que la Garona se muestra propicio a los deportes de aguas vivas como el rafting, el hidrospeed, el piragüismo… ¡Y jalonan su curso numerosas bases náuticas, donde se practican múltiples actividades veraniegas y tonificantes!

Cazères juega en el mismo registro de vacaciones activas y de naturaleza. También muestra sus encantadores alrededores (puentes, explanadas, acantilado del Campet) de antigua bastida situada al borde del Garona y del Hourride. Su puerto sobre el río atestigua un pasado floreciente –hasta el siglo XIX– ligado a la presencia de la manufactura de paños, sábanas, toallas, etc. y la construcción de barcas.

Carbonne, también una bastida, fundada en 1256 por Alphonse de Poitiers, se encuentra en la confluencia del Garona y del Arize. De esta época subsisten todavía el campanario en espadaña y la torre adosada a la iglesia, dedicada a Saint Laurent. El ayuntamiento, del siglo XVIII, las ruinas del castillo de la Terrasse (siglos XVI al XVIII) y el jardín-Museo Abbal merecen que uno haga una parada, tanto como Terrefort, desde donde la vista sobre el valle y los Pirineos se impone.

Muret, la anciana capital del Comminges, guarda, por su parte, las puertas del sur de Toulouse. Su pasado medieval, todavía visible, ha sido suplantado por la historia más reciente del ilustre Clément Ader (1841-1925), pionero de la aviación francesa. El museo que se le ha dedicado en parte, celebra también las figuras locales: Nicolas Dalayrac (1753-1809), el mariscal Adolphe Niel (1802-1869), el presidente Vincent Auriol (antiguo alcalde de Muret, nacido en Renvel,1884-1966).

INSÓLITO
El transbordador de Portet-sur-Garonne

Este transbordador es uno de los últimos que funcionaba en el Garona. Situado a 10 km al sur de Toulouse, permitía pasar de una orilla a la otra; las riberas acondicionadas son un lugar muy agradable para hacer picnic en verano.

Mirador de Montaut

Uno de los más bellos miradores sobre el río se encuentra aquí, en el Volvestre, en este pequeño pueblo de cerca de 500 almas.

El jardín-museo Abbal

André Abbal fue un escultor en piedra que debe su fama a su técnica de talla directa. El museo es un lugar de descubrimiento de obras monumentales de «el apóstol de la talla directa», André Abbal (1876-1953), pero también de dibujos y de obras de creadores contemporáneos. Las esculturas del artista se integran perfectamente en el decorado verde y florido de las riberas del Garona y del Arize.

Museo André Abbal – 10, rue du Sculpteur-Abbal – 31390 Carbonne – Tel.: +33-561 875 814
museeabbal.free.fr

El museo Clément Ader y los Grandes Hombres

El lugar recuerda el pasado de la villa de Muret –una sala dedicada a la arqueología y otra a la batalla de Muret de 1213– y rinde un vibrante homenaje a los Grandes Hombres que han marcado la historia y la de la Humanidad.

Museo Clément Ader y los Grandes Hombres – 6, bd Aristide Briand – 31600 Muret -
Tel.: +33-561 519 140.

PÀRA SABER MÁS

Saint-Béat es también la villa natal del general Gallieni (1849-1916), antiguo gobernador militar de París, ministro de la Guerra bajo el ministerio Briand, que fue nombrado Marsical de Francia, a título póstumo, en 1921.

La colegiata de Saint-Gaudens alberga maravillas: los capiteles, los pilares del coro y de las capillas, la consola del órgano (siglo XVI), los tapices de Aubusson (siglo XVIII).

Cazères es una antigua bastida de la época de Gaston Phébus, Conde de Foix.